Despacio, paz y silencio

Santo PaciencioNo pasé un mal día. Y todavía quedan cuatro horas y media por vivir de este 18 de marzo de 2013.
Ya cené. Rápidamente. Y me siento cansada.
Sí, me siento. Y siento mi cansancio también. Estoy cansada… y sentada.

Estoy sentada correctamente en mi silla. No me hamaco. Las puntas de mis pies tocan el piso. Tengo ganas de sacarme las botas. Pero no lo hago.
Me gustan mis sillas. Las compré hace poco, para Navidad. El respaldo es alto y puedo apoyar toda mi espalda sobre las cuatro maderitas verticales del medio.

La tele está prendida pero corté el sonido porque me molestaba mientras consultaba mis casillas de correo electrónico, miraba las estadísticas de consulta de mi blog, paseaba un poco por facebook…
Había sacado de un armario las hojas en las que escribí, en el taller literario al que asisto cada quince días, un texto en el que comentaba unas fotos de mi familia. Tenía pensado pasarlo en limpio y mandárselo a mis compañeros de escritura. Porque siempre hay alguno que tiene que irse antes de que todos hayamos terminado de leer nuestros textos, y sé que prometí enviarlo por mail, hace ya un tiempo… Pero finalmente abrí un documento nuevo en Writer (OpenOffice) y me puse a escribir esto, que sin tener mucho que ver, habla de eso mismo que no estoy haciendo.

Podría acostarme a dormir…
Ayer de noche no descansé lo suficiente porque no logré irme a la cama antes de las 2 y media de la mañana…
Podría seguir ordenando papeles….
Me falta poco para terminar lo que empecé a hacer ayer…
Podría empezar a poner mi ropa en cajas…
Eso sería lo mejor. Tengo cajas, tengo ropa que sé que no voy a usar de aquí a que me mude, tengo tiempo… Y avanzar con ese tema me daría la mayor satisfacción. Pero no me decido a mover nada más que mis dedos, que galopan sobre el teclado.

Podría contar cuantos días faltan para que nos vayamos de aquí…
Para que ésta deje de ser nuestra casa…
Tengo una vaga idea de la cantidad de días porque hace un rato una colega me preguntó dentro de cuánto me mudaba. Pero podría calcular exactamente…
Alcanzaría con que sacara mi agenda de mi cartera y empezara a escribir: día D, D menos uno, D menos dos, D menos tres…

Cuando escribí la fecha, en mi oficina, esta tarde, me la quedé mirando asombrada. No podía creer que ya estuviéramos en 2013. Y ni hablemos del mes de marzo!
Pienso en la oficina y me acuerdo de que me dolió la cabeza todo el día por intermitencia.
Me parece que el dolor se manifestó cada vez que tomé consciencia de estar en la oficina…
Tenía tantas ganas de volver a casa! Por qué ahora que volví no encuentro la energía necesaria para concretizar todos mis planes?

Levanto la cabeza y veo que la pareja que está participando a un juego de preguntas y respuestas en la tele acaba de perder una suma de dinero que supongo debe ser importante.
No quiero ver eso. No me interesa. Me pregunto por qué no apago la tele…
(…)
Acabo de apagar la tele…
(…)
Uf!

Se escucha el mismo silencio que antes. Contaminado por el ruido de la heladera y el de mi computadora. Me canso de estar tan derechita en la silla.
Me está viniendo sueño… Y con el sueño, frío…

Mientras releía lo que había escrito, se me ocurrió sacarme las caravanas.
Cuando llego a casa, en general me deshago de mis zapatos, de mi reloj y de mis adornos.
Hoy solo retiré mi reloj.
Por eso recién me doy cuenta ahora de que esta mañana, se ve que apurada por salir, no presté atención y me puse dos caravanas diferentes sin darme cuenta. Nadie me dijo nada. Qué raro!

Ya que estamos, liberemos el cuello del collar…
La heladera se calló, dejando a mi computadora como única responsable del sonido.
A qué venía yo? Qué sentido tiene esto que escribo?
Movimientos circulares de mi nuca.
En francés existe la expresión: “tourner autour du pot” que se parece a “darle vueltas al asunto”. Alrededor de qué estoy dando vueltas?

Será que tengo ganas de disfrutar aún de este lugar? De esta casa que no sentí nunca como mía? O será que necesité compartir este momento con alguien, aunque sólo sea un lejano lector, después de haber visto en facebook unas fotos que muestran a una amiga mía tan feliz con su marido?

Bostezo y se me llenan los ojos de lágrimas.
Pero no lo suficiente como para que necesite secarlos.
Capaz que si vuelvo a bostezar…

Estoy de nuevo derechita. Como pegada a mi silla.
Me despego para estirar el brazo y agarrar un kleenex. Me sueno la nariz.
Cuando después de un tercer bostezo decido secarme los ojos, me doy cuenta de que sería mejor que fuera a desmaquillarme.

Ir sacándome todo lo que pueda. Mi disfraz de ser social.
Ponerme un pijama y empezar a ordenar. Para poder irme de aquí y arrancar de nuevo en otro lado.
Todo lo que me queda por hacer aquí es irme. Desped-irme para poder volver a empezar.
En un lugar dónde me pueda arraigar.
Tal vez por eso no me sienta en marzo sino en enero.
Un enero que va a durar todavía unos cuántos días mas.

(Foto : edupinillos)

Publicités

A propos auxecrires

Femme, mère de 2 enfants, quadra, habitant en région parisienne...
Cet article, publié dans autobiografia, en español, expressions / frases y dichos, opinion, poesia / poésie, est tagué , , , , , , , , , , . Ajoutez ce permalien à vos favoris.

2 commentaires pour Despacio, paz y silencio

  1. Lilián García dit :

    Como siempre Vivi, me compenetro tanto leyendo lo que escribís, que realmente es un video lo que pasa por mi mente. Los ojos son la cámara, y enfocan las palabras que el cerebro convierte en imágenes. Y realmente nunca vi « esa casa » donde hoy vivís, creo que muy pero muy al pasar en algún encuentro de Skype al azar en el que te interceptaba con tu madre. Pero me resuena una y otra vez una frase, que la escribiste vos pero también la sentí yo, y sólo al leértela fui consciente de ello « todo lo que me queda por hacer aquí, es irme ». Qué exactitud se me revela al repetirla. La hice mía inmediatamente. Gracias, necesitaba donde apoyar lo que sentía, como un transporte seguro al cual subirme y trasladarme, mientras voy de una habitación a otra, guardando en cajas un pasado, maldito muchas veces, triste y desesperante otras, salpicado con risas, alegrías, cantos,y muchos felices cumpleaños. Hay un tango que dice: « ya viví todo lo bueno, ya viví todo lo malo »…… así fue la experiencia « Lagomar » para mí. También lo que seguía: « Desped- irme para poder volver a empezar » me quedó haciendo eco. Gracias Vivi, por prestarme esas palabras, esas frases, que me dieron el gran alivio de ahora sí, poder « encajar » lo que sentía. Ahora esas palabras tiene un hogar, un lugar, se reconocen con el sentimiento que estaba medio perdido, medio triste y melancólico, medio encerrado. Ahora tomaron vuelo, ahora encontré paz en lo que siento, ahora lo asimilé y entonces ya lo empiezo a disfrutar. Qué lo parió eh? qué poder tienen las palabras! Claro que también a veces, nos confunden, nos engañan, nos ilusionan vanamente. Pero hoy, esas palabras tuyas me abrieron las ventanas y entró ese aire fresco que necesitaba. Sé que no es casualidad que yo hoy pudiera leerte. Tenías que hacérmelo llegar, lo sé. Yo tenía que encontrarte hoy, justo hoy, un día en el que no pude hacer (por falta de ganas) nada de lo que tenía pensado o planeado llevar a cabo. Y tampoco dormí bien ayer, como te pasó a vos, pero esta noche es diferente, también bostezo y también se me llenan los ojos de lágrimas. Las dos nos estamos despidiendo del lugar donde estuvimos viviendo y también haciendo ambas nuestros duelos, vivenciando algunas cosas, casi casi al mismo tiempo. Gracias sobri querida una vez más, este es el intercambio de dos mujeres que comparten mucho más que una historia familiar!
    Vamo’arriba, a redoblar el entusiasmo y las ganas, que el « por-venir » estoy segura que nos depara lo mejor de lo mejor para cada una de las dos.
    Te quierooooooo mucho!!!

    LILI

  2. auxecrires dit :

    Ay Lili… no sabés lo bien que me ha hecho leer tu comentario… Ahora me tengo que ir rajando al laburo porque tengo una reunion y es tardisimo (me terminé acostando nuevamente después de las dos y media…) pero hoy sos tu la que ha cambiado mi dia.
    Un beso enooooorme! Yo también te quiero muuuuuuchooooooo! 🙂

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s